Rdmunhoz’s Blog

Casa de citas

Recetario para una crisis perfecta

El Roto (El País, 7 de junio, 2012)

El Roto (El País, 7 de junio, 2012)

1. Amnistía para los defraudadores al fisco.
2. Amnistía para la adquisición ilegal de propiedades inmobiliarias.
3. Penalización a la ciudadanía en recortes sanitarios, educativos y asistenciales por no haberse lucrado con la especulación inmobiliaria y financiera que han llevado el país a la quiebra.
4. Gratificación de más de 23 mil millones de euros (el doble del recorte en sanidad y educación) a una entidad bancaria y sus gestores (v.gr. Bankia) por su contribución a la quiebra del país.
5. Alivio porque la gratificación no genera déficit, sino deuda, es decir, que se tralada su pago con intereses usureros al inmediato futuro.
6. Agradecimiento por permitirnos reducir el déficit a un ritmo más lento (un año más de plazo) a cambio de recortar aún más la capacidad de compra de la ciudadanía (subida de IVA, rebaja de salarios, adelanto del retraso de la edad de jubilación…).
7. Evaluación del sistema bancario en manos de consultoras privadas partícipes y beneficiarias de la burbuja financiera que está en el origen de cuanto viene sucediendo.
8. Manto de silencio (incluso parlamentario) y obstrucción a la investigación sobre ilegalidades y/o excesos de señaladas autoridades estatales, Jefatura del Estado y Poder Judicial incluidos.
9. No se habla de eficiencia ni de ejemplaridad, y se vacía de contenido la apelación a la transparencia, al tiempo que se retuerce el diccionario al hablar de solidaridad.
10. El poder político, dividido, rendido o cómplice y en retirada, sacrifica al pueblo en la pira del poder económico.
11. Todo, sin memoria histórica del período de entreguerras que hizo de la modernidad una aberración.

¡Tranquilidad! La Virgen, siquiera sea la del Rocío, nos protege (la Ministra ‘dixit’). Eso sí, mientras la Iglesia no pague impuestos por sus negocios inmobiliarios.

Anuncios

7 junio 2012 Posted by | Sin categoría | Comentarios desactivados en Recetario para una crisis perfecta