Rdmunhoz’s Blog

Casa de citas

Una libra de carne fresca

Juan Luis Cebrián nos ha recordado lo que somos acudiendo al Shakespeare que nos dijo lo que seremos. Por eso su obra, El mercader de Venecia en este caso, es un clásico. También Camus nos ayuda a entender qué nos ocurre en esta crisis sistémica del primer cuarto del siglo XXI. Dice su Calígula: “Si el Tesoro tiene importancia, entonces la vida humana no la tiene”; el poder, dice más adelante, “[d]a oportunidades a lo imposible”. Dado que “las finanzas del Estado ya no se tenían de pie”, decide, entre otras medidas como “proceder a compresiones de personal”, crear una nueva condecoración: la Orden del Héroe Cívico. La explica Cesonia: “Recompensará a aquellos ciudadanos que más hayan frecuentado el prostíbulo de Calígula (…). [S]e otorgará todos los meses, después de examinar los bonos de entrada; el ciudadano que no haya obtenido una condecoración al cabo de doce meses será desterrado o ejecutado”. Sarcástico, evidencia Quereas que “el Tesoro Público sale hoy a flote”.

Camus escribió Calígula en 1938. En estas estamos casi un siglo después, sólo que el poder no es ejercido por el Estado. El poder es financiero y somete al Estado para prostituir a la ciudadanía.

Anuncios

22 junio 2012 - Posted by | Sin categoría

Sorry, the comment form is closed at this time.